Las Llaves de la Riqueza. La llave N.6

Ya hablamos de las llaves N 1,2,3,4 y 5

Leer  aquí

Hoy llegó el momento de la otra  diferencia fundamental entre la gente rica y la gente que se mantiene en la pobreza :

La gente rica admira a otra gente rica y próspera.
A la gente pobre le molesta la gente rica y próspera.

Debes tener presente que si tu visión de la gente
rica es mala de cualquier modo, forma o manera, y quieres ser una buena persona, jamás podrás ser rico. Es
imposible.

¿Como puedes ser algo que desprecias profundamente?

Es increíble comprobar el resentimiento e incluso
la absoluta rabia que mucha gente pobre alberga hacia
los ricos.

Como si creyesen que estos los hacen pobres.

«Anda, es que es así, los ricos se han llevado todo el dinero de forma que no queda nada para mi.»

Por supuesto, este es el perfecto discurso de la víctima.

El hecho es que albergar resentimiento hacia los
ricas es una de las formas más seguras de permanecer en
la ruina.

Somos criaturas de hábito, y para vencer este o
cualquier otro hábito necesitamos practicar: en lugar de
albergar resentimiento hacia la gente rica, quiero que
practiques el sentir admiración por ellos, quiero que practiques la bendición para con la gente rica y quiero que
practiques el amor hacia la gente rica.

De ese modo,
inconscientemente sabes que cuando te vuelvas rico
otras personas te admiraran, te bendecirán y te amaran
en lugar de maldecirte con el mismo resentimiento que
ahora tú pudieras albergar hacia ellos.

Una de las filosofías más hermosas de la vida
proviene de la antigua sabiduría Huna, las enseñanzas
originarias de los ancianos de Hawai.

Dice así:

«Bendice
aquello que quieras».

Si yes a una persona con una hermosa casa, bendice a esa persona y bendice esta casa.

Si ves a una persona con un bonito coche, bendice a esa
persona y bendice ese coche.

Si ves a una persona con
una familia encantadora, bendice a esa persona y bendice a esa familia.

Si yes a una persona con un hermoso cuerpo, bendice a esa persona y bendice su cuerpo.

Declaración

«¡Admiro a la gente rica!».
«¡Bendigo a la gente rica!».
«¡Amo a la gente rica!».
«¡Y Yo también voy a ser una de esas personas ricas!»

Ahora te invito a revisar tus verdaderas intenciones respecto al dinero usando “El test muscular”

Toma acción inmediata que te acerca a la riqueza

1. Practica la filosofía Huna de «bendice aquello que
quieras».

Date una vuelta en coche o comprate revistas: mira casas bonitas, coches lujosos y lee sobre negocios prósperos. Bendice lo que te guste de todo lo que veas, y también a quienes lo posean o a las personas involucradas en ello.
2. Escribe y envia una carta breve o un correo electrónico a alguien de quien sepas (no tienes por que conocerle personalmente) que es sumamente próspero en
cualquier terreno, diciéndole cuánto le admiras y le
honras por sus logros.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *