Las Llaves de la Riqueza. La llave N.9

«¡Tengo una mente millonaria!».

Para repasar las llaves anteriores

Leer  aquí

La diferencia mas importante entre la gente rica y la gente que prefiere ser pobre es :

Los ricos son excelentes receptores.

Los pobres son malos receptores.

Si tuviese que establecer con certeza la razón numero uno por la que la mayoría de la gente no alcanza su pleno potencial económico, será esta:

la mayoría de las personas son malas «receptoras».

Puede que sean o no sean buenas dando, pero lo que está claro es que son malas recibiendo.

Y, como tienen un pobre nivel de recepción, ¡no reciben!

Cuando no estás dispuesto a recibir plenamente

¡estás diciendo al universo que no te de!

Es sencillo: si no estás dispuesto a recibir la parte que te corresponde, esta ira a parar a otra persona que si lo este.

Esa es una de las razones por las que los ricos se hacen más ricos y los pobres, más pobres:

no porque sean en absoluto más valiosos o merecedores,

sino porque están dispuestos a recibir mientras la mayoría de la gente pobre no lo está.

Si quieres crear riqueza, es absolutamente crucial estar abierto y dispuesto a recibir

Y también lo es si quieres conservarla.

Si eres mal receptor y tropiezas de algún modo con una sustanciosa cantidad de dinero, lo más probable es que te desaparezca rápidamente.

Como siempre,

«primero lo interior, después lo externo»:

para empezar, amplia tu «caja» receptora; después observa cómo llega el dinero hasta llenarla.

Recuerda que el universo detesta ver un vacío, es decir, un espacio vacío será siempre llenado.

¿Te has fijado alguna vez en que ocurre con un armario o con un garaje vacíos?

Generalmente no se quedan mucho tiempo así, ¿verdad?

Una vez que expandas tu capacidad de recibir, recibirás.

Asimismo, una vez que te abras verdaderamente a recibir, el resto de tu vida se abrirá.

No solo recibirás más dinero, sino también más amor, paz y felicidad.

¿Por qué?

Debido a otro principio que utilizo constantemente y que establece lo siguiente:

«El modo en que haces cualquier cosa es el modo en que lo haces todo».

Tal como eres en un área determinada es generalmente como eres en todas.

Si has estado bloqueándote ante la posibilidad de recibir dinero,

lo más probable es que hayas estado bloqueándote a recibir todo lo demás de bueno que tiene la vida.

Por lo general, la mente no delinea de forma específica donde eres mal receptor.

De hecho, es todo lo contrario, ya que la mente posee el habito de generalizar y dice: «Así son las cosas. Siempre es lo mismo».

Si eres mal receptor, lo eres en todas las áreas.

La buena noticia es que cuando te conviertas en un receptor excelente, lo serás en todas partes… y estarás abierto a recibir todo cuanto el universo tiene que ofrecerte en todas las áreas de tu vida.

Ahora lo único de lo que deberás acordarte es de seguir diciendo «gracias» al recibir todas tus bendiciones.

Declaración

«Soy un excelente receptor.

Estoy abierto y dispuesto a recibir enormes cantidades de dinero en mi vida».

Te sugiero probar la validez de esta afirmación con el test muscular

Si resulta que que tu subconsciente dice que no, te puede ayudar esta poderosa 

Meditación guiada

Toma acción inmediata que te acerca a la riqueza

1.Practica las actitudes que te convertirán en un excelente receptor.

Cada vez que alguien te haga un cumplido de cualquier tipo, di, simplemente, «gracias».

No Ie devuelvas el cumplido a esa persona. Esto te permite recibir y poseer plenamente el cumplido en lugar de «desviarlo», como hace la mayoría de la gente y proporciona también a quien hace el cumplido tener el gozo de dar el regalo sin que se lo lancen otra vez para devolvérselo.

2. Cualquier -y quiero decir cualquier- cantidad de dinero que te encuentres o que recibas debería celebrarse con entusiasmo.

Grita: «Soy un imán para el dinero. Gracias, gracias, gracias».

Esto es válido tanto para el que te encuentres en el suelo como para el que recibas como regalo, del gobierno, como sueldo y de tu negocio o negocios.

Recuerda: el universo te está ayudando. Si declaras constantemente que eres un imán para el dinero, y sobre todo si tienes la prueba, el universo dirá, simplemente: «Vale», y te enviara más.

 3. Mímate. Al menos una vez al mes, haz algo especial que te guste a ti y que Ie guste a tu espíritu:

recibe un masaje, una manicura o una pedicura, asiste a una comida o a una cena extravagante, alquila un barco o una casita de fin de semana, o haz que alguien te lleve el desayuno a la cama. (Podría ser que tuvieses que negociarlo con un amigo o familiar.)

Haz cosas que te permitan sentirte rico y merecedor.

La energía que emitas por esta clase de experiencia enviara al universo el mensaje de que vives en la abundancia, por lo que el universo hará simplemente su trabajo y dirá: «Vale», y seguidamente te ofrecerá oportunidades de obtener más.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *