¿Estas dispuesto a alcanzar el Éxito?

Hoy quiero hablar nuevamente del cuento “La Cenicienta”.

Todos lo habíamos escuchado y todos lo admiramos.

 Todos tenemos un sueño y Todos queremos  realizarlo. 

Todos queremos ser tocados por la variedad mágica de la Hada madrina y casi todos nos olvidamos del cuento de La Cenicienta es mucho más que ser tocado por la variedad mágica y alcanzar el éxito de un día para el otro.

 Sí lees bien, te darás cuenta de que antes de ser tocada por la variedad mágica La Cenicienta pasó por unas etapas previas.

Antes de ser tocada por la varita mágica Cenicienta encontró a la Madrina.

Antes de encontrar a la Madrina, Cenicienta aceptó el reto e hizo su primer paso y de esa manera hizo posible que apareciera El Maestro.

 Porque como dicen los sabios orientales:

“El maestro aparece cuando el aprendiz está listo”.

Para Cenicienta tampoco fue fácil aceptar el reto y empezar a creer que la vida puede ser diferente.

Era necesario empezar a creer que el sueño es posible. 

Fue necesario animarse a dar el primer paso y tomar la decisión de ir a la fiesta en el castillo.

No existe la variedad mágica para transformarte si no acepta la réplica que presenta tu situación actual y no haces el primer paso en dirección de tu sueño.

Pero la historia no termina ahí. Después de la transformación,  Cenicienta tuvo que seguir dando los pasos, tuvo que acercarse al éxito, ir al castillo, buscar el baile con el príncipe, tirarse de cabeza a su sueño, enamorarse. 

Y El se enamora de Ella.

El Príncipe que no es ningún tonto, que puede tener a cualquiera, se enamora de Ella.

¿Por que?

Por este brillo en los ojos, este fuego interior, este poder de la transformación que la hace Única.

Pero después todo viene abajo, todo vuelve a “la realidad” y La Cenicienta tiene que volver a su vida de siempre. Pero sin renunciar a sus sueños.

Esta etapa debe ser especialmente dura. Hace un tiempo estaba mirando la filmografía de las estrellas de Hollywood y descubrí que muchos de los actores mundialmente reconocidos, los astros máximos de la pantalla grande, tienen una cosa en común. 

Después del primer éxito, muchos de ellos pasan hasta 10 años para llegar al segundo éxito que los catapulta hasta la cima.

El mismo John Travolta después del primer éxito en la película ‘Fiebre del sábado por la noche’  paso 10 años en la sombra antes de ser redescubierto por Quentin Tarantino. 

Lo mismo le pasó a Jack Nicholson, Robert DeNiro y muchos otros actores.

Todos en todos ellos seguían los pasos de La Cenicienta. Todos ellos pasaron por esa etapa y finalmente, sí, alcanzaron el verdadero éxito.

Ese cuento mágico describe con exactitud los pasos del camino que tiene que recorrer cualquiera que aspira al llegar al éxito. 

Porque el éxito es un camino es un cuento es un cuento mágico de altas y bajas.

Y lo más importante es hacer el primer paso y seguir avanzando.

El éxito no es un valor en sí mismo el éxito solo tiene algún valor como un camino que se recorre, como un camino de transformación, como un camino que nos hace convertimos en una mejor versión de nosotros mismos.

 Y ahora, te quiero hacer un par de preguntas:

 

 ¿Estás listo para alcanzar el éxito?

¿Estás dispuesto a recorrer el camino que separa tu situación actual de tu sueño?

¿Está dispuesta hacer todo lo necesario para llegar a la cima?

A la cima que hoy en día estás visualizando pero muy muy lejos de tu realidad ordinaria.

¿Estás dispuesta a hacer el primer paso?

¿Estás dispuesto a aceptar el reto?

 

Como Morfeo del “Matrix” te ofrezco ahora las dos píldoras, una roja y una azul.

 

¿Qué quieres hacer con tu vida?

 

Decide en qué dirección te gustaría ir, ¿Seguir tu vida de siempre o alcanzar de una vez por todas tus sueños postergados y escribir el sueño mágico de tu vida?.

Si la respuesta es un “Sí”, entonces tu sueño es posible. Sólo tienes que empezar a moverse a dar los pasos necesarios para alcanzarlo.

Si tu respuesta es un “Sí”, suscríbete a este canal y vamos a recorrer este camino juntos.

Porque yo, sí, creo qué mi sueño es posible.

 Yo, sí, aceptó el reto y comienzo a moverse en la dirección de la cima.

Sigo ejemplo y los pasos de otras personas que alcanzaron sus sueños y te invito a ti a recorrer el camino de la aventura mas grande de tu vida, a escribir un cuento que puedas contar con orgullo a tus nietos.

¡Comparte!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *