Autoestima inquebrantable. Como Aceptarte a Ti Misma.

  • por

¿Como aceptarte a ti mismo?

En el artículo anterior hablamos sobre la importancia de amar, respetar y aceptar a tí mismo para poder desarrollar una autoestima inquebrantable.

Hablamos de que para poder hacer esto tenemos que dejar de fingir de ser perfecto, dejar de aparentar en vez de ser, dejar de negar, ocultar y reprimir nuestras debilidades.

La única manera de amar, respetar y aceptar a nosotros mismos es amarnos, respetarnos y aceptarnos tal como somos, en nuestra totalidad, con nuestros blancos y negros, con nuestras fuerzas y nuestras debilidades.

La base de una autoestima inquebrantable es amar, respetar y aceptar no solamente nuestras fortalezas sino, también, nuestras debilidades.

 

Si todavía no leíste este articulo te recomiendo hacerlo ahora.

Es importante.

Pero ¿Cómo podemos hacerlo?

Ejercicio práctico.

Toma una hoja de papel, un bolígrafo y responde las siguientes preguntas:

¿Cuáles son tus debilidades más grandes?

¿Qué es lo que más no te gusta de ti mismo?

¿A quién culpas por tener estas debilidades?

¿Qué te hace sentir deficiente en comparación con otras personas?

¿A quién envidias y por qué?

¿Qué situaciones sueles evitar por miedo de que tus debilidades se hagan más evidentes?

¿Qué es lo que no aceptas de ti mismo?

Completa la frase: “Culpo a mi suerte por ser…”

Nota:

 Si evitas responder sinceramente a estas preguntas

porque no tienes debilidades,

te de tristeza o ira responderlas

o no crees que esto funcione,

insisto que leas el articulo anterior.

Ahora lee tus respuestas con tranquilidad y di a ti mismo varias veces:

“Sí, soy así. Y es maravilloso. Porque me amo, respeto y acepto tal como soy”.

Haz una inspiración muy honda y observa los cambios en tu estado.

Si te sentiste triste solamente hazte unas preguntas.

¿Cómo te sentirías si pudieras a aceptar a ti mismo tal como eres,

con todas tus fortalezas y debilidades?

¿Qué serias capaz de lograr?

¿Cómo sería tu vida?

Comprométete.

A partir de este instante comprométete a usar esta fórmula mágica

cada vez que te descubras  en medio del acostumbrado monologo interno

crítico y despiadado, acusándote de ser tal y cual cosa.

Solamente inspira bien hondo y responde:

“Sí, soy así.

¡Y es maravilloso porque me amo, me respeto y me acepto tal como soy!”

En el próximo capítulo hablaremos de

cómo convertir tus debilidades en tus fortalezas.

¡Suscríbete ahora para no perderlo!

Y, por supuesto, no te olvides compartir este material con las personas que, en tu opinión, lo necesitan.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *