Autoestima inquebrantable. Las palabras que esperabas escuchar.

  • por

¿Como te sentirías si fueras la mejor versión de ti mismo?

La mayoría de las personas no quieren a sí mismos, no sienten una gran estima de sí mismo y no se cansan de decírselo una y otra vez en su interminable dialogo interno. Esta atención tan exagerada hacia sus supuestas falencias es la razón principal de falta de confianza de sí mismo.

 Nosotros en cada momento creamos nuestro mundo basados en nuestras expectativas, en las descripciones precisas de cómo debe ser nuestro mundo que nos brindan nuestras creencias.

 Si alguien se cree una persona miserable, seguramente encontrara en su alrededor a las personas que con gusto confirmaran su opinión.

Y lo más gracioso, es que nosotros siempre nos tratamos de la misma manera que nos trataron nuestros padres.

Cuando éramos chicos, los padres nos ponían condiciones que teníamos que cumplir antes de que ellos nos daban su aceptación. Es el mismo trato que te das hoy en día a ti mismo.

 Te pones condiciones a ti mismo para ser aceptado y amado.

 “Me voy a respetar cuando sea millonario”.

 “Me aceptare cuando lo vaya a merecer”.

 “Todavía no me puedo amar, primero tengo que lograr todo lo que tengo planeado”.

 

 Seguramente podrás agregar más y más cosas a esta lista.

¡La buena noticia que todo esto es una mentira!

 En realidad no tienes que ser perfecto, poderoso, rico, 90-60-90 para amar, respetar y aceptar a sí mismo.

Es solamente un programa que un programa que nos instalaron cuando éramos niños.

Interpretamos nuestro mundo según la programación subconsciente de nuestra mente.

¿Te acuerdas los test psicológicos del artículo anterior?

Y la otra buena es que podemos programarnos de nuevo

y es bastante más fácil que la mayoría piensa.

¿Qué pasaría si te repetirías todo el tiempo las frases que tanto tiempo anhelabas escuchar de otras personas?

¿Cómo te sentirías al escuchar todas estas palabras que tanta falta te hicieron todos estos años?

¿Qué palabras te encantaría escuchar cuando eras niño?

¿Qué palabras te gustaría escuchar de tus padres, hermanos, amigos?

Seguramente tendrás una lista muy larga de las frases del poder que estabas esperando tanto tiempo.

Ejercicio práctico.

Escribe todas las frases que te gustaría escuchar sobre ti.

Puedes hacerlo en primera persona. Por ejemplo: “Soy muy linda”.

Estas son las afirmaciones clásicas.

 

Pero podemos dar a este ejercicio un poder incomparablemente más grande si le agregamos un poco de imaginación.

Imagina que todas estas frases las escuchas primero de otras personas, de las personas cuya opinión aprecias muchísimo. Puedes imaginar que estas frases te lo dicen personalmente o, mejor todavía, les escuchas sin querer diciendo estas palabras a terceras personas.

Imagina que sin querer le escuchas a tu mama diciendo a una amiga suya

“¡Mi hijo es un genio!”

¿Qué sentimiento te producirían estas palabras?

Ahora siéntate cómodo y repite las palabras que recién escuchaste, esta verdad que todo el mundo ya conocía y de la que tu acabas de enterarse y afírmalas en primera persona.

“¡Si, es verdad, soy un genio!”

Mejor que hagas este ejercicio frente al espejo.

Observa el efecto que te produce este ejercicio.

Confía en tu capacidad de desarrollar una gran autoestima.

Repite este ejercicio tan seguido como puedas y en unos días ya verás primeros cambios.

Y, tal vez, la próxima vez que te veas en el espejo para tu gran asombro,

te sonreirás y te escucharás decir:

“¡Si, soy un genio!”

En el próximo capitulo hablaremos de como valorar lo que somos

Suscríbete ahora para no perderlo.

Y, por supuesto, no te olvides compartir este material con las personas que, en tu opinión, lo necesitan.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *