Sana tus Finanzas. Descubre tus Creencias Toxicas.

¿DONDE SE OCULTAN LAS RAÍCES DE LOS PROBLEMAS FINANCIEROS?

La raíz de todos tus problemas se encuentra en tus creencias limitantes respecto a la realidad.

Con estas creencias no nacen, se adquieren.

Las creencias limitantes se forman en nosotros a una edad muy temprana, muchas veces hasta 3 años.

 Si le preguntas a un niño de dos años qué regalo quiere para el Año Nuevo, puede nombrar un caballo, una piscina, un palacio. Y esto no es avaricia, no arrogancia, simplemente aún no ha aprendido tales creencias:

No podemos permitirnos

No puedes tenerlo

No puedes conseguirlo

Las niñas se van a casar con el príncipe y vivir en el palacio. Creen que todo es posible para ellas, porque esto es característico de todos los niños pequeños.

Los niños creen que un cajero automático siempre da tanto dinero como sea necesario, y usted puede comprar todo lo que necesita en ellos. Los niños no entienden la naturaleza del dinero.

Los niños viven en una realidad ilimitada.

Y luego los adultos comienzan a decirles:

No tengo dinero para eso

¿Quién te crees que eres?

No somos de esta categoría de personas.

Siempre necesitamos ahorrar

Yo no lo tuve, ¿por qué tu lo tendrías?

No es para nosotros.

Puede haber muchas creencias limitantes. La creencia más común: “No lo merezco”. De niño, dices: “Mamá, cómprame un caballo”, a lo que obtienes la respuesta: “No digas tonterías, no tenemos dinero”.

 

O querías una bicicleta, pero te respondieron: “¿Una bicicleta?” “Tu padre ya está trabajando como un burro, no puede permitirse además comprar una bicicleta”.

 

Entonces nosotros de a poco damos lugar a las creencias tipo:

No lo merezco

Para tener algo, necesitas trabajar muy duro

El precio de la riqueza es demasiado alto.

CÓMO INCONSCIENTEMENTE MATAMOS NUESTRO ÉXITO

Vemos un ejemplo. Érase una niña, su padre tenía una tienda. Y todos los domingos, cuando la tienda estaba cerrada, él estaba acostado en el sofá y sufría terribles migrañas. No decía nada, pero eso era necesario. Como resultado, la niña se formó la convicción de que 

 hay que pagar un precio demasiado alto por tener un cierto bienestar económico, la salud se está deteriorando por el dinero.

Otro ejemplo. La niña vio cómo su padre siempre tomaba pastillas antes de ir a trabajar. Debido al estrés severo, él desarrolló una úlcera, y ella creyó que 

es debido al trabajo duro que las personas se enferman y arruinan su salud.

U otra historia. El padre de la niña trabajaba constantemente, ella prácticamente no lo veía y estaba muy aburrida. La niña decidió:

“No viviré así cuando crezca, no quiero esto para mis hijos. Mejor me convierto en ama de casa, el dinero no es importante para mí”.

Ya en la edad adulta, entiende que no todo es tan simple: se necesita dinero para pagar las facturas, el tratamiento y los gastos del hogar. Pero cuando era niña, la niña creía que

en la búsqueda de dinero, las personas sufren mucho.

Entonces, parecía creer que

el deseo de dinero es malo, que el dinero solo interesa a las personas malas.

Tales creencias se forman inconscientemente.

La siguiente situación. El niño ve a su padre quedarse sin dinero, no hay suficiente dinero para su madre, y aparece la convicción:

“El dinero siempre se va, nunca hay suficiente”.

El padre trabaja duro, pero nunca hay suficiente dinero en la familia. El niño comprende que incluso el trabajo duro no trae suficiente dinero. Entonces,

“no tengo la capacidad suficiente para tener más dinero”.

Los padres se pelean por el dinero, experimentan ansiedad y estrés, se forma la convicción:

“Muchos problemas surgen por el dinero”.

Otra creencia tóxica:

“Para hacerse rico, debe hacer sufrir a los demás”.

Los pensamientos están detrás de él:

“Cuando me hago rico, otras personas sufren, no solo mis familiares sufren por falta de atención, sino también personas que no obtienen este dinero. Cuando obtengo más, otros sufren porque no hay suficientes recursos para todos”.

Te contaré otro caso de la vida. Cuando una de mis amigas era muy chica, su madre le dijo una vez que tenía demasiados juguetes y ropa, y se los dio a otros niños. Incluso les dio su muñeca favorita. Después de eso, la niña decidió que no quería nada, porque cuando se lo quitan, se vuelve muy doloroso.

Surgió un fuerte bloqueo. Ella puso su propio negocio, y no tuvo éxito. La razón es la creencia limitante:

“No quiero tener nada, porque cuando me lo quiten, será insoportablemente doloroso para mí”. Y cuando no tienes nada, entonces no hay dolor.

Los bloqueos te hacen evitar inconscientemente al dinero e, incluso, si por alguna casualidad aparece, te hacen deshacerse de él lo más rápido que puedas.

Ejercicio práctico 1: Descubre tus creencias tóxicas

Escriba todas sus creencias limitantes sobre el dinero. Escribe hasta que dejen de venir a tu mente.

Anote también las creencias características de su familia, cultura, educación.

Recuerda lo que tu padre, madre, abuelos dijeron sobre el dinero.

¿Listo?

Ahora, lea la lista en voz alta.

¿Has leído?

Léelo nuevamente, pero en creencias, reemplace la palabra “dinero” con “energía”.

Por ejemplo, ¿cómo te parece la convicción: “Cuando una persona tiene demasiada energía, le trae dolor”?

 

No se donde obtener energía

La energía se me escapa  entre los dedos

No importa cuánta energía tenga, al final no queda nada

Arrojo energía al viento

Obteniendo energía, la gasto todo el tiempo

¿Estamos de acuerdo en que esto es estúpido?

¡Así que deja de pensar y decir esas cosas sobre el dinero!

 

Te recomiendo suscribirse a este blog ya que en los próximo artículo voy a hablar sobre otro tema muy importante

Como vencer el miedo al cambio.

No te lo pierdas,

esta es tu oportunidad de salir de la burbuja donde viviste siempre, burbuja de tus creencias limitantes.

¿Te gusta el artículo?

Compártelo con amigos. Déjales decirte “¡Gracias!”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *